El EI reivindica la autoría de los atentados en Yemen, que han dejado ya 120 muertos