El Estado Islámico mata a 400 civiles en la ciudad siria de Palmira