El Estado Islámico vuelve a exhibir el terror