El avión ruso siniestrado en la península del Sinaí deja 224 fallecidos