Empiezan a controlar uno de los focos del devastador incendio de California