Un juguete sexual la lleva al hospital en la visita más embarazosa de su vida