Despistes, mamarrachadas y otras pifias en la elecciones de Reino Unido