Ohio, la pieza apetitosa de la campaña electoral en EEUU