El terrorismo islamista planeaba volar el Louvre y la Torre Eiffel