Egipto, un país se desangra y se juega el futuro