El Gobierno egipcio prohíbe las milicias vecinales para evitar las prácticas ilegales