Reino Unido cierra las puertas a Edward Snowden