El ELN, enemigo número uno en Colombia