EEUU trata de cerrar la herida del 11-S diez años después