EEUU asegura que se ha atacado el corazón del programa de armas químicas sirio