EEUU ve al Estado Islámico como la principal amenaza y teme nuevos ataques internos