EEUU está seguro de que fue una bomba lo que provocó la caída del avión ruso