Durmiendo en la playa para ponerse a salvo del fuego en el sur de Francia