Draghi llamó a Napolitano para evitar su dimisión y el vacío de poder en Italia