Trump declara la guerra a la prensa...y empieza a jugar con ella