Donald Trump, candidato imparable a la Casa Blanca pese a sus groserías y barbaridades