La amenaza con la que Trump ha torcido el brazo a Ford