Un niño de tres años muere en EEUU por un disparo accidental de su hermano de once