La brutal agresión que la víctima quiere que veamos