Detrás de los atentados hay tres comandos terroristas perfectamente coordinados entre sí