Pide 15 millones de recompensa tras confundir su reloj con una bomba