Expertos desactivan los explosivos de la casa del asesino de Denver