La histórica visita de Cameron al Peñón, en segundo plano por el asesinato de Jo Cox