Cameron posa con sus diputados frente al Parlamento de Westminster