Cameron se presenta como alternativa al "caos" en el inicio de una semana clave