El DAESH deja un rastro de destrucción en las ciudades sirias ocupadas