Los líderes europeos reiteran su voluntad de que Grecia siga en el euro