La apertura de Cuba al exterior propicia la vuelta masiva de repatriados a la isla