Cristina prefirió hablar de chocolate