El Costa Concordia, demasiado cerca de la costa