Una joven de 22 años se hace culturista para luchar contra la enfermedad que casi la mata