Las embajadas se quedan en Corea del Norte pese a la tensión