Una mujer fallecida pidió en su testamento que la enterraran con su perro, que sigue vivo