Una jueza británica condena a cadena perpetua a un joven internauta asesino