La Comisión Juncker comienza a trabajar con un plan de inversión de 300.000 millones