La policía colombiana confisca más de ocho toneladas de cocaína