Circula 6 kilómetros con un hombre incrustado en su parabrisas