Los bancos chipriotas perdonaron préstamos a empresas y diputados de los principales partidos