Un hombre del sur de China lleva 32 años comiendo clavos