La sequía en Chiapas deja al descubierto un templo del siglo XVI