Chernóbil, 30 años después del peor desastre nuclear de la historia