Un joven de Badalona, en las chapas de la campaña de Obama