Los trabajadores de Fukushima se preparan para la llegada de un tifón