Los partidarios del 'No' celebran la victoria en el corazón de Atenas