Un niño de 8 años soluciona un problema que no pudo arreglar el Gobierno de EEUU